• Home
  • News Center
  • FTC - Estableciendo Crédito: Lo que necesitas saber sobre tu crédito.

FTC - Estableciendo Crédito: Lo que necesitas saber sobre tu crédito.

7/1/2003

Bookmark & Share
  • MySpace
  • Digg
  • Delicious
  • StumbleUpon

FTC logoThis information is provided under a cooperative agreement between the Better Business Bureau and the U. S. Federal Trade Commission (FTC), which has prepared this information.

Información de la FTC para Consumidores
Estableciendo Crédito: Lo que necesitas saber sobre tu crédito.
Getting Credit: What You Need to Know About Credit

La Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC) es la agencia líder en protección del consumidor a nivel nacional. La FTC trabaja en favor del consumidor para la prevención de prácticas comerciales fraudulentas, engañosas y desleales en el mercado.

La FTC proporciona la información que necesitan los consumidores para identificar y evitar el fraude y el engaño. Los consumidores pueden contactar a la FTC para obtener información gratuita sobre un amplio rango de temas, entre los que se incluyen:

  • Declaraciones en anuncios publicitarios
  • Compra, arrendamiento y alquiler de automóviles
  • Crédito
  • Cobranza de deudas
  • Empleo y puestos de trabajo
  • Robo de identidad
  • Esquemas de inversión
  • Compras en Internet
  • Estafas de becas de estudio
  • Concursos y sorteos
  • Telemercadeo
  • Esquemas de trabajo en el hogar... y más

¿Qué es el crédito?

Actuar por tu propia cuenta puede ser divertido y excitante, pero también implica asumir responsabilidades nuevas. Las decisiones que tomes ahora sobre cómo manejar tus finanzas y aceptar crédito — para bien o para mal — te afectarán en el futuro.

¿Sabías que existen compañías que registran las transaciones que haces para saber si pagas tus deudas y haces los pagos puntualmente? Luego, estas compañías proveen esa información a través de un informe y calificación de crédito.

Los malos antecedentes crediticios pueden perseguirte por largo tiempo — siete años o aún más. Por esta razón, lo mejor que puedes hacer es aprender a mantener un buen historial de crédito antes de que se presente un problema. Si bien al principio puede llegar a parecerte complicado, se va haciendo más fácil una vez que entiendas los conceptos básicos del crédito y la manera en que funciona.

El crédito es algo más que una tarjeta plástica que usas para comprar cosas — se trata de tu confiabilidad y solvencia financiera. Tener un buen crédito significa que tus antecedentes de pago, empleo y salario te convierten en un buen candidato para recibir un préstamo, y que los acreedores u otorgantes de crédito y préstamos — aquellos que prestan servicios o dinero — estarán dispuestos a trabajar contigo. Tener buenos antecedentes de crédito generalmente se traduce en cuotas de pago más bajas y mayor facilidad para tomar dinero en préstamo. Pero un historial de crédito malo puede ser un gran problema. Generalmente, un perfil de crédito desfavorable es el resultado de los atrasos en los pagos o de tomar prestado demasiado dinero y significa que quizás tengas problemas para obtener un préstamo para comprar un auto, conseguir una tarjeta de crédito, un lugar para vivir y, a veces, hasta un empleo.

Tu crédito

La mayoría de los prestadores u otorgantes de crédito usan una calificación o puntaje de crédito (credit scoring) para evaluar tu historial de crédito. Esto comprende el uso de tu solicitud e informe de crédito para obtener información sobre ti, como por ejemplo tus ingresos anuales, deudas pendientes, antecedentes de pago de facturas y la cantidad y tipo de cuentas que tienes junto con la antigüedad de las mismas. Los prestadores potenciales usan tu puntaje de crédito para predecir si tienes buenas probabilidades de pagar el préstamo o crédito y pagar las cuotas en fecha.

Muchas personas que acaban de comenzar una etapa independiente no poseen un historial de crédito y quizás descubran que es difícil obtener un préstamo o una tarjeta de crédito sin antecedentes, pero establecer un buen historial de crédito no es tan difícil como parece.

  • Quizás podrías comenzar solicitando una tarjeta de crédito expedida por una tienda local, ya que los comercios locales tienen mejor disposición para extender crédito a alguien sin antecedentes crediticios. Una vez establezcas un antecedente confiable haciendo todos los pagos puntualmente, los emisores de las principales tarjetas de crédito estarán más dispuestos a otorgarte crédito.
  • Tal vez podrías solicitar una tarjeta de crédito garantizada (secured credit card). Esta tarjeta requiere que primero pongas dinero en la tarjeta y luego puedes tomar prestado entre el 50 y el 100 por ciento del saldo de tu cuenta.
  • Podrías pedirle a otras personas que ya tengan un historial de crédito establecido que sean codeudores de una cuenta. De esta manera, el codeudor da su acuerdo para repagar el préstamo en caso de que tú no lo hagas.

¡Cuánta Diferencia Hace una Palabra!

Tarjeta de crédito — Puedes usar una tarjeta de crédito para comprar cosas y pagarlas con el paso del tiempo. Pero recuerda que comprar a crédito es una forma de préstamo — tienes que pagar el dinero que tomaste a crédito. Aún más, si la compañía de tarjeta de crédito te envía un cheque, no se trata de un regalo. Es un préstamo que tienes que pagar. Además del costo de lo que compres también adeudarás un porcentaje de lo que gastes (interés) y a veces un cargo anual.

Tarjeta de cargo — Si tú usas una tarjeta de cargo debes pagar el saldo completo cuando recibas tu resumen de cuenta regular.

Tarjeta de débito — Esta tarjeta te permite acceder electrónicamente al dinero disponible en tu cuenta corriente o de ahorros para hacer compras.

 

Tu Información
Personal Financiera

Los bancos y demás compañías financieras pueden compartir tu información personal financiera con sus subsidiarias y otras compañías. Pero, si lo deseas, tú puedes limitar parte de la información que comparten. Optar por no compartir tu información personal financiera (opting out) puede ayudar a que gran parte de tu información financiera permanezca privada y puede reducir los ofrecimientos no solicitados que llegan por correo. Pero claro que esta opción también te impedirá recibir ofrecimientos que podrían interesarte. Una vez por año, tu institución financiera te enviará un aviso de privacidad (privacy notice) junto con tu resumen de cuenta o por separado. Asegúrate de leer estos avisos cuidadosamente. Procura obtener respuestas de parte de la compañía a todas tus preguntas. Si decides optar por no compartir tu información financiera, sigue las instrucciones de la compañía — para hacerlo quizás sea necesario que llames, envíes un formulario o visites el sitio web de la compañía. Puedes hacer una búsqueda que te permita encontrar una institución financiera que te ofrezca la política de privacidad que deseas.

 La letra chica
Cuando estés dispuesto a solicitar una tarjeta de crédito, es importante que busques y compares. Los cargos, gastos, tasas de interés y los beneficios varían drásticamente entre las compañías emisoras de tarjetas de crédito; y en algunos casos, las tarjetas de crédito pueden parecerte un súper trato hasta que leas la letra chica y la revelación de datos informativos. Cuando estés intentando encontrar la tarjeta de crédito que mejor se adapte a tus necesidades, fíjate bien en lo siguiente:

Tasa de porcentaje anual — La tasa de porcentaje anual (APR por sus siglas en inglés de Annual Percentage Rate) es una medida del costo del crédito expresado en una tasa de interés anual. Generalmente, la APR más baja es la más conveniente para ti. Asegúrate de leer bien la letra chica para ver si la tasa inicial que te ofrecen se aplica solamente por un tiempo limitado. La APR que te carguen al acabarse el período inicial de la oferta puede ser mucho más alta.

Período de gracia — Es el lapso de tiempo que va desde la fecha de compra con tarjeta de crédito y la fecha en que la compañía comienza a cargarte intereses.

Cargos anuales — Muchas compañías emisoras de tarjetas de crédito cobran un cargo anual (annual fee, en inglés) para otorgarte crédito, generalmente por un monto que va desde $15 a $55.

Cargos por transacción y otros cargos — La mayoría de los otorgantes de crédito imputan un cargo si no pagas puntualmente. Otros cargos comunes de las tarjetas de crédito son aquellos que se cobran por adelantos de dinero en efectivo y por sobrepasar el límite de crédito. Algunas compañías pueden imponer un cargo fijo mensual independientemente de que utilices o no la tarjeta.

Servicio al cliente — El servicio al cliente es un punto que la mayoría de las personas no tienen en cuenta o no aprecian hasta que se les presenta un problema. Busca un número gratuito que atienda durante las 24 horas.

Otras opciones — Las compañías de tarjetas de crédito pueden ofrecer otras opciones a cambio de un costo, incluyendo descuentos, rebajas y ofertas especiales de mercadería. Si se te pierde o te roban tu tarjeta, la ley federal te protege haciéndote responsable solamente por los primeros $50 dólares gastados — pero únicamente si denuncias la pérdida o el robo dentro de los dos días después de haberlo descubierto. Pagar por una protección adicional quizás no sea de gran valor.

Haz las cuentas
Ten presente que la tasa de interés de las tarjetas de crédito y los pagos mensuales mínimos afectan el período de tiempo que te llevará repagar tu deuda y el monto que pagarás por tu compra con el transcurso del tiempo.

Supongamos que a los 22 años gastas $1,000 en ropa y CDs y que lo pagas con una tarjeta de crédito que te cobra una tasa de interés de 19 por ciento.
   
 
Si pagas $20 por mes, terminarás de pagar tu deuda aproximadamente cuando cumplas 30 años.
 
   
Terminarás pagando $1,000 adicionales en intereses. ¡Y esto solamente si nunca más cargas una compra a la tarjeta!

 

Mantén limpio tu historial de crédito
Tener un buen historial de crédito es importante ahora y para el futuro. En la mayoría de los casos, eliminar de tu historial de crédito información negativa correcta toma siete años; y la información sobre bancarrota aún más, toma 10 años eliminarla.

Entérate qué Datos Buscan los Otorgantes de Crédito en los Informes Crediticios

Es importante comprender qué tipo de información evalúan la mayoría de los otorgantes de crédito. Tu informe crediticio (credit report) es una parte clave de tu calificación de crédito, pero no es el único factor. También obtienes puntos de calificación por otros asuntos tales como:

Tus antecedentes en el pago de facturas

  • La cantidad y tipo de cuentas que posees
  • Pagos atrasados
  • Antigüedad de las cuentas
  • La porción no utilizadas de las líneas de crédito
  • Acciones de cobranza
  • Deuda pendiente
  • Dónde Obtener una Copia de Tu Informe de Crédito

Dónde Obtener una Copia de Tu Informe de Crédito

Las agencias de informes crediticios no comparten sus registros entre sí, por lo tanto necesitarás contactar a cada una de las agencias para estar seguro de que la información que registran bajo tu nombre es correcta. Las tres principales agencias de informes crediticios son:

Equifax
1-800-685-1111
www.equifax.com

Experian
1-888-397-3742
www.experian.com

TransUnion
1-800-888-4213
www.transunion.com

Una nueva enmienda a la ley federal llamada la Ley de Informe Justo de Crédito (Fair Credit Reporting Act, FCRA) requiere que, a tu pedido, cada una de estas compañías de informe del consumidor a nivel nacional te provea cada 12 meses una copia gratuita de tu informe de crédito. A partir del 1º de septiembre de 2005, todos los consumidores podrán obtener sus informes de crédito gratis. Para más información visita annualcreditreport.com o llama al 1-877-322-8228.

 

Manten tus tarjetas de crédito bajo control

Ya sea que hagas tus compras por Internet, por teléfono o por correo, una tarjeta de crédito puede facilitarte la compra de muchas cosas; pero al usar una tarjeta de crédito es importante que mantengas el control sobre tus gastos. Las compras incidentales y compulsivas suman y cada una de ellas que pagues con tarjeta es un préstamo por separado. Cuando te llegue la cuenta tendrás que pagar lo que debes. Endeudarte por un monto superior al que puedes afrontar puede dañar tu calificación crediticia.

Mantener un buen registro de tus gastos puede ayudarte a prevenir muchos dolores de cabeza, especialmente si se presentan errores en el resumen de tu cuenta mensual. Si notas una discrepancia, repórtala inmediatamente a la compañía emisora de la tarjeta. Las instrucciones para disputar un cargo generalmente se encuentran detalladas en tu resumen de cuenta mensual. Si compras por correo, teléfono o en Internet, conserva las copias impresas con los detalles de cada transacción.

Estos detalles deben incluir el nombre, domicilio y número de teléfono de la compañía, la fecha de tu orden de compra; una copia del formulario de pedido enviado a la compañía o una lista de los códigos de “stock” de los artículos ordenados; el código de confirmación de la orden; el anuncio o catálogo sobre el que hiciste tu pedido (si corresponde); cualquier garantía aplicable y las políticas de devolución y reintegro.

Finalmente, si tú tienes una tarjeta de crédito, toma las siguientes precauciones:

  • Nunca se la prestes a nadie.
  • Nunca firmes un recibo o comprobante en blanco. Traza una línea en los espacios en blanco que se encuentran encima del monto total a cargar para que de esta manera no se pueda cambiar el importe total.
  • Nunca escribas el número de cuenta en la parte exterior de un sobre o tarjeta postal.
  • Ten cuidado de revelar tu número de tarjeta de crédito por teléfono a menos que sepas que la persona con la que estás tratando representa a una compañía reconocida y reputable.
  • Lleva contigo solamente las tarjetas que planeas utilizar para prevenir la posible pérdida o robo de todas tus tarjetas o identificación.
  • Reporta siempre a las compañías emisoras la pérdida o robo de las tarjetas de crédito o ATM lo antes posible. Luego envía una carta incluyendo tu número de cuenta, la fecha en que notaste su desaparición y la fecha de denuncia de la pérdida o robo.


Protege tu identidad

Qué Hacer si Resultas Víctima del Robo de Identidad

En caso de que tus tarjetas, facturas o identificación hubieran sido usadas indebidamente para abrir cuentas nuevas a tu nombre, presenta una queja ante la Comisión Federal de Comercio. Llama al número gratuito 1-877-ID-THEFT (1-877-438-4338); TTY: 1-866-653-4261, o visita en Internet www.consumer.gov/idtheft/espanol.html.


El robo de identidad se produce cuando alguien utiliza tu información personal para crear cuentas fraudulentas, cargar compras a las cuentas existentes de otras personas o hasta para obtener un trabajo. Tu puedes minimizar los riesgos manejando cuidadosa y prudentemente tu información personal. A continuación te detallamos algunas maneras para protegerte contra el robo de identidad:

  • Antes de revelar información de identificación personal, averigua cómo será utilizada y si será compartida.
  • Mantente atento a tus ciclos de facturación. Contacta a la compañía si las facturas no te llegan en fecha.
  • Protege tu correo del robo. Deposita el correo que envías en buzones ubicados en oficinas postales o en la oficina postal local. Retira inmediatamente el correo de tu buzón una vez que te haya sido entregado. Si tienes planes de ausentarte de tu casa por un tiempo y no pudieras recoger tu correo, llama al Servicio Postal de los Estados Unidos (1-800-275-8777) o visita en Internet www.usps.gov para solicitar el servicio de retención de correo durante las vacaciones.
  • Cuando sea posible, coloca contraseñas en tu tarjeta de crédito y bancarias y en tus cuentas telefónicas. Evita utilizar como contraseña información que sea de fácil disponibilidad como por ejemplo tu apellido materno, tu fecha de nacimiento, los últimos cuatro dígitos de tu número de Seguro Social o tu número de teléfono, o una serie de números consecutivos. Es una buena idea conservar una lista con los números de teléfono de las compañías emisoras de tarjetas de crédito.
  • No proporciones tu información personal por teléfono, por correo o por Internet a menos que tú hayas iniciado el contacto o sepas con quien estás tratando.
  • Protege la información personal que tienes en tu casa. Por ejemplo, rompe todos los documentos que pudieran tener información personal tales como recibos de compra con tarjeta, ofrecimientos y aplicaciones de tarjetas de crédito, formularios de seguro, informes médicos, cheques descartados y tarjetas de crédito vencidas antes de arrojarlos a la basura. Ten cuidado de no dejar a la vista papeles que contengan información personal, especialmente si compartes tu casa con otras personas o si recibes asistencia de personas o servicios.
  • Averigua quien tiene acceso a tus datos personales dentro de tu trabajo y verifica que los registros estén guardados en un lugar seguro.
  • Nunca lleves contigo tu tarjeta de Seguro Social; déjala en tu casa en un lugar seguro. Proporciona tu número de Seguro Social únicamente cuando sea absolutamente indispensable.
  • Todos los años pide tu informe de crédito a las tres principales agencias de informes de crédito para asegurarte que se registraron únicamente aquellas actividades que autorizaste.
  • Lleva contigo solamente la identificación que necesitas.

Mejora tu historial de crédito

Muchas personas gastan más de lo que pueden y repagan un monto de deuda inferior al que deberían. Para tener control sobre tus finanzas y manejar tu endeudamiento, intenta poner en práctica los siguientes puntos:

Presupuesto — En muchos casos, las personas diseñan un presupuesto y se apegan al mismo para mantener su endeudamiento bajo control. Un presupuesto es un plan en el que se incluye la cantidad de dinero que tienes y lo que gastas. Mantenerte dentro de lo establecido por un presupuesto realista te permite pagar tus deudas y ahorrar para el futuro.

Asesoría de Crédito — Muchas universidades, bases militares, cooperativas de crédito y autoridades de vivienda operan programas de asesoría financiera sin fines de lucro. Algunas organizaciones cobran un cargo a cambio de sus servicios. Los acreedores tendrán buena disposición para aceptar pagos reducidos si estás trabajando con un programa respetable para crear un plan de repago de deuda. Cuando elijas un asesor financiero, asegúrate de preguntar los cargos u honorarios que tendrás que pagar y qué tipo de asesoría recibirás. Una organización de asesoría o consejería de crédito no es necesariamente legítima solamente porque diga que opera sin fines de lucro. Posiblemente desees consultar a la oficina local del Better Business Bureau para averiguar si registran quejas contra una organización o asesor en particular. Visita en Internet www.bbbonline.org para encontrar el número de teléfono de la oficina local del Better Business Bureau.

Bancarrota — La bancarrota o quiebra se considera el último recurso para resolver un problema de crédito. A diferencia de la información negativa de crédito que se mantiene en un informe crediticio durante siete años, las bancarrotas permanecen registradas durante 10 años. Declararse en bancarrota puede dificultar el alquiler de un apartamento, la compra de una casa o un condominio, obtener algunos tipos de seguro, obtener crédito adicional y, en algunas oportunidades conseguir un empleo. En algunos casos, la bancarrota puede ser una opción difícil de lograr.

Cuando Contactar a los Acreedores

Si estás teniendo problemas para pagar tus cuentas, ponte en contacto con tus acreedores inmediatamente. Infórmales la razón por la cual estás teniendo dificultades para pagar e intenta arreglar con ellos un plan de pago modificado que reduzca tus pagos a un nivel más manejable. No esperes a que tus cuentas sean derivadas a una agencia de cobranza de deuda. Actúa inmediatamente y conserva un registro detallado de tus conversaciones y correspondencia con los representantes de las compañías.

Precaución

Evita las Estafas de Préstamo con Cargo Adelantado

Los ofrecimientos que te garantizan la obtención de una tarjeta de crédito a cambio del pago de un cargo — aún antes de que presentes tu solicitud — son contrarios a la ley. Con frecuencia, estas estafas se dirigen a los consumidores con problemas de crédito. Si alguien te llama haciéndote este tipo de promesa, dile que no te vuelva a llamar y cuélgale el teléfono.

Cuando tus cuentas y facturas se tornan inmanejables, recurrir a los servicios de un negocio que ofrece ayuda para resolver problemas de deuda puede parecer una solución razonable. Ten cuidado. Antes de cerrar un trato con cualquier compañía, chequéala con la agencia local de protección del consumidor o con la oficina del Better Business Bureau del lugar donde se encuentra establecida la compañía. Una regla para tener presente es que si un ofrecimiento de reparación de crédito parece demasiado fácil o demasiado bueno para ser real, probablemente no sea cierto. Conocer tus derechos puede ayudarte a mantenerte alejado de las estafas. Por ejemplo, según lo que establecen las leyes federales y estatales, las compañías que ayudan a las personas a mejorar su calificación de crédito no pueden:

  • Hacer declaraciones falsas sobre los servicios que ofrecen.
  • Cobrarte hasta que hayan completado la prestación de sus servicios.
  • Proveer servicios hasta que haya pasado el período de espera. Luego de firmar el contrato tienes tres días para cambiar de idea y cancelar los servicios.

Si tienes un problema, la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC) trabaja en favor del consumidor para la prevención de prácticas comerciales fraudulentas, engañosas y desleales dentro del mercado y para proveer información de utilidad al consumidor con el objetivo de identificar, detener y evitar dichas prácticas. Para presentar una queja o para obtener información gratuita sobre temas de interés del consumidor visita ftc.gov/espanol o llama sin cargo al 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357); TTY: 1-866-653-4261. La FTC ingresa todas las quejas relacionadas a fraudes de Internet y sistema de telemercadeo, robo de identidad y otras quejas sobre prácticas fraudulentas a una segura base de datos en línea llamada Centinela del Consumidor (Consumer Sentinel) que se encuentra a disposición de cientos de agencias de cumplimiento de las leyes civiles y penales en los Estados Unidos y en el extranjero.

También es una buena idea contactar a tu agencia local de protección del consumidor, fiscal general estatal o la oficina local de la organización Better Business Bureau. Muchas oficinas de los fiscales generales tienen líneas gratuitas de asistencia para consumidores, puedes encontrar los números telefónicos en la guía telefónica local.

¡ATENTCION COMPRADOR!

LOS ANUNCIOS QUE PROMETEN “ALIVIAR TU ENDEUDAMIENTO” PUEDEN ESTAR OFRECIÉNDOTE LA BANCARROTA

Cuando estés intentando tomar el control de tus deudas, está alerta a los anuncios que ofrecen soluciones rápidas. Si bien los anuncios ofrecen ayudarte a aliviar tu deuda, rara vez mencionan que dicho alivio se traduce en bancarrota. Debido a que una declaración de quiebra permanecerá en tus registros de crédito por un período de 10 años y puede impedir el otorgamiento de crédito, es muy importante preguntar todos los detalles antes de contratar cualquier servicio de alivio del endeudamiento.

Recursos

Comisión Federal de Comercio
(Federal Trade Commission, FTC)
Internet: ftc.gov/espanol
Llama Gratis: 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357)
TTY: 1-866-653-4261

La FTC trabaja en favor del consumidor para la prevención de prácticas comerciales fraudulentas, engañosas y desleales dentro del mercado y para proveer información de utilidad al consumidor con el objetivo de identificar, detener y evitar dichas prácticas. Para presentar una queja o para obtener información gratuita sobre temas de interés del consumidor visita ftc.gov/espanol o llama sin cargo al 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357); TTY: 1-866-653-4261. La FTC ingresa todas las quejas relacionadas a fraudes de Internet y sistema de telemercadeo, robo de identidad y otras quejas sobre prácticas fraudulentas a una segura base de datos en línea llamada Centinela del Consumidor (Consumer Sentinel) que se encuentra a disposición de cientos de agencias de cumplimiento de las leyes civiles y penales en los Estados Unidos y en el extranjero.

Robo de Identidad
Internet: www.consumer.gov/idtheft/espanol.html
Llama Gratis: 1-877-ID-THEFT (1-877-438-4338)
TTY: 202-326-2502

La FTC recopila todas las quejas presentadas por las víctimas del robo de identidad. Aunque la FTC no posee autoridad para presentar casos penales, la Comisión ayuda a las víctimas proporcionándoles información de ayuda para resolver los problemas financieros y de otro tipo que resulten del robo de identidad.

The Jump$tart Coalition for Personal Financial Literacy
Internet: www.jumpstartcoalition.org
La organización llamada Jump$tart Coalition for Personal Financial Literacy procura mejorar la educación financiera de jóvenes y adultos evaluando sus conocimientos financieros; desarrollando, difundiendo y alentando la utilización de estándares para estudiantes que cursan desde el nivel preescolar hasta 12º grado y promoviendo la enseñanza de finanzas personales.

No pierdas la cabeza

Una cartera o billetera perdida es una mina de oro de información para los ladrones de identidad. Si se te pierde o te roban la cartera o billetera haz lo siguiente:

  • Presenta una denuncia policial inmediatamente y guarda una copia del informe.
  • Cancela tus tarjetas de crédito. Llama inmediatamente a los emisores de las tarjetas. Muchas compañías tienen números telefónicos de acceso gratuito durante las 24 horas para atender este tipo de emergencias. El número de teléfono se encuentra en tu resumen de cuenta mensual.
  • Consigue nuevas tarjetas con números nuevos.
  • Llama a los departamentos de fraude de las principales agencias de informes crediticios y solicítales que pongan un “alerta de fraude” en tu cuenta:

Equifax 1-800-525-6285

Experian 1-888-397-3742

TransUnion 1-800-680-7289

  • Informa la pérdida de la tarjeta al departamento de fraude del banco donde tienes tu cuenta corriente o de ahorro. Pregunta cuáles son los pasos a seguir respecto a tus cuentas, incluyendo tu tarjeta de débito o ATM.
  • Revisa regularmente tus informes de crédito y cuando sea necesario hazlos corregir.
  • Reporta la pérdida de la licencia para conducir ante tu departamento estatal de vehículos motorizados.
  • Si te robaron las llaves de tu casa y auto, cambia las cerraduras.

Sobre Tarjetas de Crédito Perdidas o Robadas...

Si pierdes o te roban tu tarjeta de crédito, la ley federal te protege por cualquier gasto de más de $50 por tarjeta — pero solamente si reportas la pérdida o robo de la tarjeta dentro de los dos días después de descubrir la desaparición de la tarjeta. Si sospechas que pueden haberse hecho compras fraudulentas, quizás te pidan que firmes una declaración jurada estableciendo que tú no hiciste la(s) compras(s) en cuestión.

La FTC trabaja en favor del consumidor para la prevención de prácticas comerciales fraudulentas, engañosas y desleales y para proveer información de utilidad al consumidor con el objetivo de identificar, detener y evitar dichas prácticas. Para presentar una queja o para obtener información gratuita sobre temas de interés del consumidor visite ftc.gov/consumidorl o llame sin cargo al 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357); TTY: 1-866-653-4261. La FTC ingresa todas las quejas relacionadas a fraudes de Internet y sistema de telemercadeo, robo de identidad y otras quejas sobre prácticas fraudulentas a una base de datos segura llamada Centinela del Consumidor (Consumer Sentinel) que se encuentra a disposición de cientos de agencias de cumplimiento de las leyes civiles y penales en los Estados Unidos y en el extranjero.

Julio 2003


This information is provided under a cooperative agreement between the Better Business Bureau and the U. S. Federal Trade Commission (FTC), which has prepared this information. The FTC works to prevent fraudulent, deceptive and unfair business practices in the marketplace and to provide information to help consumers spot, stop, and avoid these practices. To learn more about the FTC and its services, visit www.ftc.gov or call toll-free, 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357); TTY: 1-866-653-4261.  

Average Rating | Rate It

z