BBB Logo

Council of Better Business Bureaus ®
Start With Trust®
Council of Better Business Bureaus
¿Regresa a la escuela? Al presentar su solicitud en una facultad con fines de lucro, esté pendiente de siete señales de advertencia
November 02, 2011
La matriculación en las instituciones académicas con fines de lucro —
incluidas las de oficios y las universidades en línea— se ha ido por las
nubes en los últimos años. Lamentablemente, no todas las instituciones
académicas ofrecen un buen nivel de educación e inscribirse en un programa de inferior calidad puede ser una pérdida de tiempo y de dinero. Al echarle un vistazo a las instituciones académicas con fines de lucro, Better Business Bureau le recomienda investigar bien y estar pendiente de cinco señales de advertencia.

Las facultades con fines de lucro cuentan con una matrícula de 1,8 millones de alumnos —un número que se ha incrementado considerablemente en la última década, de acuerdo con el Departamento de Educación de los EE.UU. En tanto que las instituciones académicas con fines de lucro se están convirtiendo en una opción cada vez más popular para el estudiantado, una reciente investigación realizada por la Oficina de Contabilidad del Gobierno [GAO, Government Accountability Office] de los Estados Unidos descubrió que hay ciertos alumnos desinformados sobre el costo y la calidad de educación que recibirán.

“Si está buscando expandir sus horizontes y obtener una mejor educación,
tómese tu tiempo para explorar todas sus opciones e investigue”, dijo Alison Southwick, portavoz de BBB. “No todas las instituciones académicas de nivel terciario ofrecen el mismo grado de educación y usted podría perder varias decenas de miles de dólares y años de su vida si se inscribe en una institución que no cumpla con sus aspiraciones”.

Al presentar tu solicitud en una institución académica con fines de lucro, la
BBB recomienda estar pendiente de las siguientes señales de advertencia:

El responsable de matriculación recurre a una táctica de ventas muy agresiva.
Si un representante de ventas le presiona mucho tratando de venderle el
programa —lo cual incluye intimidaciones o insistir en que debe inscribirse
de inmediato, váyase directamente. Una institución académica de buena reputación se toma su tiempo para responder todas sus preguntas, le permite que consulte con un asesor financiero y jamás le presionará para que tome una decisión apresurada.

El responsable de matriculación exagera los potenciales ingresos o le garantiza trabajo.
Preste mucha atención a aquella institución académica que le garantice que conseguirá un empleo después de terminar el programa. Conseguir trabajo nunca es seguro, en especial, con esta economía. Si el representante le dice cuánto ganará después de finalizar su programa, confírmelo con un tercero —no se conformes con sus dichos.

Los precios están inflados comparados con otras opciones.
Una reciente investigación de GAO afirmó que en algunas instituciones
académicas con fines de lucro, había especulación de precios. A modo de
ejemplo, una institución académica cobró $14.000 para una certificación
en masoterapia, mientras que una certificación similar en una facultad
pública sólo habría costado $520. Antes de inscribirse en cualquier institución académica con fines de lucro, investigue y compare los costos de una con otra, así como también, con las facultades públicas.

La institución académica no está acreditada.
La acreditación es de extrema importancia, pero no siempre fácil de
confirmar. Pregunte al representante de la institución académica sobre la
acreditación nacional y regional y luego confirme esta información con la
organización de acreditación. Puede visitar el sitio del Departamento de
Educación de los Estados Unidos, http://ope.ed.gov/accreditation/, para
averiguar qué instituciones académicas terciarias están acreditadas por
agencias aprobadas. Hay más información disponible sobre la importancia de la acreditación en el sitio web del Council for Higher Education Accreditation.

El título o programa parece muy fácil de conseguir.
Las fábricas de diplomas se hacen pasar por instituciones académicas
en línea y a menudo te ofrecen un título barato y de sencilla obtención.
Lamentablemente, estos diplomas no valen ni siquiera lo que cuesta el papel en el que vienen impresos y no son reconocidos por las Fuerzas Armadas, los empleadores u otras facultades. Si los títulos parecen muy fáciles de obtener — esto incluye, el sólo hacer un simple examen por Internet o conseguir el título básicamente por la experiencia de la vida— seguramente no son legítimos.

La institución académica no presenta la información como se requiere.
Algunas de las instituciones académicas con fines de lucro que la GAO
investigó “no lograron brindar una información clara sobre la duración del
programa, los costos o la tasa de graduación, pese a que la normativa
federal se lo exige”. No tema hacer muchas preguntas al conversar con los
responsables de matriculación. Si no le dan las respuestas, es una mala
señal.

El responsable de matriculación le recomienda que mienta en los
formularios de asistencia financiera.

El informe de GAO también descubrió que algunos responsables de
matriculación recomendaban a los estudiantes que mintieran en sus
solicitudes de ayuda financiera, con el propósito de conseguir más dinero del gobierno para pagar la matrícula. Si le pescan mintiendo en sus formularios de asistencia financiera, no sólo deberá devolverle al gobierno el dinero que pidió prestado, sino que pueden multarle y enviarle a prisión.

Si necesita más consejos sobre cómo administrar sus finanzas personales y encontrar empresas que valgan la pena, visita www.bbb.org/us/Consumidor-Tips/.